Los autónomos exigen un modelo de formación adecuado a sus necesidades

Tan solo el 1% de los autónomos han podido acceder a las acciones formativas desarrolladas por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) para este colectivo, el dato más bajo de todos los países europeos de nuestro entorno y que se debe, entre otras cosas, a que estos programas no atienden a la realidad profesional y necesidades de estos trabajadores.

Por esta razón, desde las principales organizaciones de autónomos –ATA, UPTA y UATAE– reclaman cambios en el sistema de formación del colectivo, al considerar que el actual presenta múltiples carencias derivadas «fundamentalmente» de la falta de participación de las organizaciones de autónomos en la detección, programación, diseño y difusión de las mismas tal y como establecía la ley 30/2015. «Produce una falta de conexión entre la formación que los autónomos necesitan y la que se ofrece desde el sistema», aseguraron los responsables de las organizaciones en la presentación esta semana del «Estudio para la detección de la importancia de la formación, tipología y sistema formativo más adecuado para el trabajador autónomo».